Prescindir del protagonista como gancho promocional

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 13 noviembre, 2018Noticias

gancho promocional producto

El verbo prescindir significa entre otras cosas continuar haciendo algo sin valerse de un elemento que antes era útil.

En términos de marketing, prescindir no significa que el elemento deje de ser útil, sino que su ausencia puede derivar en un interés promocional.

La estrategia de prescindir del protagonista en productos audiovisuales

En los productos audiovisuales, es decir, series de televisión y películas, la estrategia de prescindir de un protagonista sigue siendo tan sorprendente como lucrativa.

El ejemplo más reciente lo hemos podido ver en la serie The Walking Dead, que tras varios años renovándose, se encontró con que su protagonista, interpretado por Andrew Lincoln, dejaba la serie en la presente temporada.

Con un trabajado guión y la promesa de 3 películas como spin off, la estrategia no solo resultó satisfactoria para los aficionados, sino que resultó óptima en términos promocionales. Después de varias caídas en audiencia, finalmente la serie de AMC volvió a recuperar espectadores. Es previsible que se mantenga para ver qué tal van a ir las cosas sin este personaje en un evidente salto en el tiempo hacia delante.

Prescindir de otros elementos en distintos sectores

Cuando se prescinde de algo, a nivel promocional se debe anunciar que hay un elemento desconocido que va a ser mejor.

En telefonía móvil, por ejemplo, algunas marcas decidieron en un momento prescindir del teclado fijo para presentar el mejor teclado táctil de la historia. En este mismo sector también se han rechazado por algunos innovaciones como la tapa frontal, la doble cámara trasera o los módulos adicionales. Otras lo mantienen, pero la mayoría apuesta por la innovación como seña promocional al prescindir de estas opciones.

En el mundo del motor es casi más evidente esta estrategia de prescindir de elementos protagonistas. La innovación en la conducción autónoma y las nuevas motorizaciones abren el camino a desarrollos con nuevos componentes, prescindiendo de otros más tradicionales aunque clásicos.

Conceptos que deben transmitirse como disruptivos

Si algo funciona bien, en marketing desprenderse de ello no suele ser bien visto en las campañas. Por ese motivo se tiende tanto a romper con las reglas escritas y trazar nuevas orientaciones del servicio.

En definitiva, consiste en ser disruptivos, al presentar otros elementos diferenciados de los anteriores, que consideramos que van a ofrecer una mayor utilidad y provecho para los compradores, clientes o usuarios.

En el mundo tecnológico tenemos ejemplos continuamente de actualizaciones de sistemas que descartan algunos elementos que habían resultado básicos. En su lugar, trastocan todo el funcionamiento para ofrecer algo diferente, atractivo y, sobre todo, de utilidad.