1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Ecoembes analiza su éxito en España

Ecoembes es una organización sin ánimo de lucro, especializada en el cuidado del medio ambiente a través del reciclaje de envases en España.

La actividad de Ecoembes está en marcha desde el año 1998 y en la actualidad algunas de sus iniciativas ya forman parte del día a día de la sociedad española, como por ejemplo la utilización de los contenedores amarillos para latas, briks y envases de plástico o los contenedores de color azul para envases de papel y cartón.

Esto que sucede en España no es una excepción. El reciclaje está siendo todo un éxito en Europa, una corriente o tendencia que se ha asentado de forma atemporal en la rutina diaria de los ciudadanos, aunque desde la organización insisten en que todavía hay mucho trabajo por hacer.

Aunque obviamente la concienciación social todavía debe desarrollarse por un largo camino, lo cierto es que los éxitos obtenidos durante todos estos años avivan la esperanza de poder conseguir un mundo sin basura, en el que el 100% de los residuos de envases puedan ser debidamente reciclados.

Ecoembes y el modelo de reciclaje en España

En España Ecoembes ha promovido el reciclaje de residuos incentivando la clasificación que pueden realizar cómodamente todos los ciudadanos desde su propio hogar. Esta clasificación tiene su representación en contenedores públicos cuyos colores ya son reconocidos en todo el país.

El contenedor amarillo es aquél sobre el que es posible depositar los envases de plástico las latas y los briks. El contenedor verde, también muy conocido, permite la inserción de vidrio de todo tipo. En este caso la organización encargada de su gestión es Ecovidrio. Por último, el más antiguo de todos e igualmente muy importante es el contenedor azul, en el que se deposita cualquier envase que sea de cartón y papel.

El éxito de esta metodología de reciclaje en España ha sido confirmado por la propia Unión Europea siendo el sistema mayoritariamente implantado entre los estados miembro. olo en 2014 se consiguió reciclar casi 1,3 millones de toneladas de los llamados envases ligeros (que en realidad son los que se depositan en el contenedor amarillo), junto a los envases de cartón y papel. En global, la tasa de reciclado que ya se sé alcanzó a fue del 73.7%.

Ecoembes lucha contra la basura en la Naturaleza

Por lo que respecta al vidrio, también con datos de 2014, ese mismo año se recogió un total de 897.828 toneladas de material para ser reciclado, lo que equivale aproximadamente a 14,8 kilos por habitante.

Pero el reciclaje en España no solo es efectivo desde el punto de vista de cantidad de envases recogidos, sino por descontado de las consecuencias beneficiosas que tiene para el medio ambiente, según Ecoembes.

Desde el inicio de la actividad de Ecoembes en España hasta la actualidad, se ha conseguido reciclar un total de hasta 19,3 millones de toneladas de envases. En la práctica esto ofrece múltiples ventajas, como ahorro de materias primas, menor consumo energético, reducción de las emisiones contaminantes, etc.

No solo eso, sino que además el reciclaje incentiva el desarrollo económico. De hecho, la actividad que Ecoembes ha promovido en el país ha logrado crear un total de 42.600 puestos de trabajo, de los que 9.400 han sido de forma directa.

En lo que respecta al medioambiente, desde 1998 hasta la actualidad y derivado de las iniciativas de Ecoembes en el país, se calcula que se ha podido evitar la emisión de unas 18,6 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera; que el consumo energético se ha reducido en 38,8 millones de MWh; y que hemos conseguido ahorrar 448,5 millones de metros cúbicos en agua.

El éxito del reciclaje en Europa

Si bien Ecoembes promueve iniciativas de reciclaje en España, el resto de países europeos no se queda sin aportar su grano de arena a la limpieza del medio ambiente y la prevención de su desgaste continuo.

De hecho, la concienciación sobre el reciclaje está completamente extendida en todo el mundo y algunos países europeos demuestran una participación ciudadana sobresaliente.

Reciclaje en Reino Unido

En Reino Unido parecen dispuestos a confirmar que cuando hay voluntad de reciclar, no hay impedimento alguno que lo evite. Paradójicamente, las administraciones públicas no facilitan la tarea precisamente.

Al contrario que la iniciativa de Ecoembes, con una propuesta para todo el país con los contenedores del mismo color según el envase que es posible colocar en ellos, cada ayuntamiento de Reino Unido escoge los colores que le parece más apropiados a los contenedores.

Por tanto, los ciudadanos británicos deben primero informarse sobre qué envases se representan en cada color, para depositar sus residuos de forma correcta.

Por otro lado, tampoco disfrutan de un sistema de recogida diaria. Pero pese a ello, Reino Unido ha conseguido reciclar 10,9 millones de toneladas al año y alcanzar una tasa de reciclaje del 61%.

Reciclaje en Bélgica

En Bélgica sí han adaptado el mismo sistema que Ecoembes ha implementado en España. No obstante, hay algunas diferencias. Por ejemplo, se ha incentivado el uso de bolsas especiales de reciclaje, bajo pena de sanción económica si se utiliza una bolsa no oficial. Estas bolsas cuestan entre 1 y 2 euros por unidad y se diferencian entre ellas por el tamaño.

Como medida pública adicional, la basura no se recoge todos los días, ni tampoco se puede sacar a la calle cuando se desee, se debe hacer todo según la planificación oficialmente organizada por las administraciones públicas.

Reciclaje en Suiza

En Suiza se están esforzando por incrementar la efectividad del reciclaje de vidrio. Por ese motivo, el vidrio se debe reciclar por colores, para que una vez vaya a ser reutilizado, la tonalidad cromática se conserve y la calidad del producto final sea mejor.

De hecho, en Suiza la participación ciudadana es bastante importante. Por un lado es cada ciudadano el que debe realizar la separación del vidrio en diferentes bolsas. Pero es que además también es responsabilidad de cada ciudadano etiquetar visiblemente sus bolsas de basura, para que los responsables de la recogida sepan qué tipo de residuos contienen.

Ecoembes lucha por lograr una mayor conciencia social

Reciclaje en Alemania

En Alemania actualmente se está compatibilizando el sistema promovido por Ecoembes, con todas las ventajas que representa, junto con el sistema de depósito, devolución y retorno, identificado como SDDR y que no es tan beneficioso.

Con este sistema, los ciudadanos pagan un impuesto por producto, que recuperan cuando lo reciclan en perfecto estado, al depositarlo en unas máquinas específicas.

El problema de este sistema es que dificulta mucho el reciclaje y los comercios acaban sufriendo un sobrecoste económico que no es precisamente recomendable, por lo que muchos países han optado por prescindir de este sistema.

Reciclaje en Irlanda

Como es propio de los irlandeses, el reciclaje también se ha dejado a decisión de los ciudadanos. Tienen actualmente dos opciones, ya sea comprar bolsas específicas de reciclaje o bien utilizar unas pegatinas identificativas.

También se aprovecha el sistema de Ecoembes de diferenciación de contenedores, aunque con colores similares a los antiguos contenedores en España. De esta forma, el verde es para el contenedor de plástico, el negro para el de productos generales y el marrón para el orgánico, un color que sí se está adoptando también en España los últimos años.

Como aporte adicional, en Irlanda también separan el vidrio por colores, como hacen en Suiza.

Reciclaje en Noruega

El reciclaje en Noruega está muy extendido. Producen unas 510.000 toneladas de envases al año, de las que reciclan hasta 460.000.

Para facilitar la tarea a sus ciudadanos, en el país se identifica la tipología de reciclaje de cada producto mediante una pegatina colocada en el envase.

Reciclaje en Francia

Nuestros vecinos se han esforzado en la concienciación social del reciclaje, tal y como Ecoembes también promueve con su actividad y sus iniciativas constantes.

En Francia esto ha permitido alcanzar unas cifras muy positivas, de 3.190 millones de toneladas de envases domésticos al año, la creación de 247 centros de clasificación en todo el país y la existencia de aproximadamente unas 2.000 empresas recicladoras.

El reciclaje en Francia es además muy sencillo. Los envases tienen una etiqueta que identifica su tipología.

Deja un comentario