Por qué lo efímero gusta en marketing

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 7 diciembre, 2018Noticias

marketing efímero

El concepto de efímero no es reciente, pero sí su aplicación en marketing. Mientras que anteriormente se utilizaba la reflexión y la insistencia para calar en el consumidor, ahora se busca la urgencia, cercanía y personalización para conseguir una reacción inmediata.

Las Historias como recurso efímero de marketing

Un elemento que ha cobrado protagonismo estos años ha sido el de Historias o Stories. De hecho, recientemente LinkedIn ha anunciado que también va a aprovecharlas, como siempre a su manera.

En el plano del marketing más estándar, las Historias permiten lanzar un mensaje que esté activo entre unos pocos minutos a unas cuantas horas.

Si aprovechamos este desarrollo para promocionar compras con descuentos y ofertas temporales, podemos incentivar mejor que nunca la urgencia de la adquisición en el usuario.

El recurso de la novedad constante

En realidad, si nos fijamos a nuestro alrededor, principalmente en el entorno digital, podemos identificar que la novedad como concepto se ha instaurado, paradójicamente, como constante de toda acción.

Las Historias, los Trending Topics, las noticias de última hora… Los usuarios anhelan una novedad constante, que desde marketing es necesario adaptar a cualquier estrategia.

Las tiendas físicas de moda ya se han tenido que ver obligadas a ello. Los escaparates no cambian solo por temporada, sino cada semana con novedades únicas, promociones mejores que las anteriores o nuevas líneas de forma sucesiva.

En Internet el marketing debe aprovecharse transmitiendo esta sensación constante de novedad. Para hacerlo debemos actualizar constantemente redes sociales, en contenido y en recursos visuales. También nuestro website y, por descontado, las campañas promocionales relacionadas.

¿Ha desaparecido la reflexión como recurso?

La reflexión en marketing consiste en transmitir una idea que posteriormente desarrolla el usuario, con el fin de que llegue a la conclusión que incentive la compra o adquisición de productos y servicios.

En la época actual este recurso es mucho más complejo de aprovechar, dado que la reflexión, si bien no ha desaparecido, sí que ha pasado a un plano secundario.

La reflexión sigue siendo útil en determinadas campañas publicitarias, principalmente que requieren una gran inversión o ligadas a acciones solidarias. Pero incluso en estos ámbitos la novedad y lo efímero consiguen a día de hoy mejores resultados.

Lo ideal es la combinación de todos los recursos posibles, siendo conscientes de que las tendencias del mercado actual premian más en rentabilidad aquello que tiene una fecha de caducidad o expiración de unas pocas horas.