Por qué es importante para el marketing la ubicación de una sede empresarial

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 5 abril, 2019Noticias

sede empresarial marketing

Una gran mayoría de startups asienta su sede empresarial en la ciudad en la que residen los socios fundadores. Solo en algunos casos notorios, se trasladan a grandes capitales como Madrid, para asentar en ella dicha sede.

A veces, la opción consiste en no trasladarse, pero sí abrir una nueva sede en dicha ciudad, motivando la gestión central desde la ciudad original y las negociaciones comerciales desde la gran capital.

Sin embargo, una gran empresa sí que decidirá libremente en qué ciudad asentar la sede central de su empresa, incluso a nivel estatal o continental.

En este sentido, una compañía como Google ha protagonizado un movimiento interesante. Ha anunciado el traslado de su sede en Reino Unido desde Londres hasta Dublín. La decisión se ha argumentado en base a la necesidad de garantizar unos servicios estables, independientemente de la evolución del Brexit.

La ciudad de la sede marca la imagen de la empresa

A nivel promocional, la ubicación geográfica de una sede empresarial, puede afectar directamente a la imagen de la empresa en muchos sentidos.

Las compañías, por ejemplo, anuncian que van a asentarse en Silicon Valley, cuando quieren demostrar el potencial de su tecnología para los usuarios o inversores. Otras empresas abren sedes corporativas, allí donde el sector es más fuerte, algo que geográficamente puede implicar cualquier país del mundo.

Por descontado, la sede corporativa en una ciudad concreta, de un país diferente al original de la compañía, representa expansión, confianza con los potenciales nuevos clientes y crecimiento económico.

La sede corporativa debe intentar desvincularse de la política, pero no siempre es fácil

La política, lamentablemente, condiciona muchas veces estas decisiones. Google se traslada a Dublín tras varias semanas en las que el Brexit tal y como está planteado, parece que no va a desarrollarse tal y como estaba previsto.

Esto puede traer desconfianza hacia las empresas que se encuentren directamente afectadas por su ubicación en ciudades como Londres, por lo que en beneficio realmente de sus intereses propios, Google ha optado por desvincularse todo lo posible.

En otras ocasiones es, sencillamente, imposible. El sector automovilístico en Estados Unidos ha tenido que trasladar muchas de sus fábricas hacia el país gobernado por Donald Trump- No hacerlo, habría implicado someterse a importantes sanciones o aranceles, con los que la rentabilidad caería en picado.

En estos casos, la empresa debe defender públicamente sus intereses comerciales, con el fin de que promocionalmente no suponga un deterioro preligroso. Solo en contadas ocasiones, estas decisiones pueden realizarse argumentando un rechazo a la política imperante en la ubicación donde se encuentren.