En qué se debe basar un estudio de mercado óptimo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 30 noviembre, 2016Noticias

Estudio de mercado

A la hora de afrontar tanto el marketing como la puesta en marcha de un negocio, un estudio de mercado puede ayudar para saber cómo enfocar a corto plazo la mejor estrategia de marketing.

¿Quiénes lideran el sector?

Este estudio de mercado será óptimo si lo primero que analizamos son las empresas de la competencia. Simplemente tenemos que plantearnos el sector en el que vamos a competir y buscar, dentro de esa modalidad, las principales empresas que en el futuro supondrían el objetivo a superar.

En la mayoría de ocasiones, el listado de empresas inicial y planteado sin el estudio, no siempre coincide con la realidad. Esto se debe sobre todo a que muchas veces la imagen de las empresas no es la real y otras son las que lideran el mercado. También hay empresas o grupos de empresas que conforman holdings, que lideran mercados empresariales, sin realmente promocionarse en ellos porque normalmente se dirigen a mercados más generalistas.

¿Cuál es mi producto potencial?

Una vez descubiertas estas empresas rivales, podemos realizar un estudio en profundidad. Descubrir qué venden, cómo lo ofrecen, etc. De esta forma, podemos reestructurar nuestra estrategia de marketing y dirigirnos hacia un mercado más atractivo que seguramente el que nos hayamos planteado de inicio.

La mejor estrategia de marketing

Cuando identifiquemos a la competencia y sus líneas de negocio, el siguiente paso es lógico, preguntarse cómo esas empresas han llegado a ser líderes de su mercado. Lo podemos hacer si estudiamos sus técnicas de promoción y marketing.

No implica que tengamos que copiar esta estrategia, aunque es cierto que muchas compañías lo han aprovechado para enfocar a su modo otras maneras de liderar mercados comerciales. Sin embargo lo que más ayuda te va a ofrecer es identificar las técnicas aplicadas y sus consecuencias, porque así encontrarás a la clientela ideal.

Puede parecer paradójico, pero conocer al cliente final es lo más complicado del marketing y, sin embargo, lo que mayor rentabilidad les ofrece. Cuando podemos identificar el objetivo más adecuado para nuestros productos o servicio, es más fácil llegar a él y, también, optimizar nuestra oferta para hacerla más atractiva y útil.

También es necesario tener en cuenta que el cliente evoluciona, pues cada mercado abarca un foco social en concreto. Muchas empresas aplican estudios sociológicos para identificar los gustos y costumbres sociales, para así realizar la adaptación del producto de forma mucho más acertada.