¿Es rentable la viralidad en un blog corporativo?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

blog corporativo y viral

Una empresa tiene un objetivo claro: La supervivencia. Esto llevado a la práctica implica que debe obtener ingresos y, en consecuencia, beneficios, como para mantenerse en activo un año más.

Partiendo de esta clave, no hay que perder de vista lo que significa un blog corporativo. El fin último de este recurso digital es mejorar en ventas para la empresa. Hay excepciones como los blogs que buscan una mejora de la reputación online, pero al fin y al cabo esta mejora se persigue principalmente para que se produzca una conversión en mayores ingresos.

Sin embargo, un blog corporativo no puede hablar solo de los productos o servicios de una empresa. No debe limitarse ni tan siquiera a ofrecer datos del sector sin el más mínimo intento de entretener a los lectores.

Si un blog no es suficientemente atractivo a nivel narrativo, nadie lo leerá y su utilidad será completamente nula. Por tanto, la escritura debe perseguir el interés del lector. Algunos sectores lo tienen más fácil, otros sencillamente no saben ni por dónde empezar. Pero en todos los casos se plantea la duda de qué debe perseguirse realmente, ¿viralidad o comercialización?

Cuando lo viral es informativo

El ejemplo extremista que se pone en estos casos para explicar a nuevos clientes y empresas qué es el marketing viral, es el del clásico vídeo de gatitos. Un vídeo de gatitos se mueve por redes sociales y por todo Internet a una velocidad pasmosa. Pero un vídeo de gatitos difícilmente venderá productos o servicios, ni siquiera servirá como elemento de branding efectivo.

El reto en estos casos es buscar la información viral o la viralidad informativo. Encontrar la pasión en el sector sobre el que se escribe. Es algo muy complejo para los responsables de estas empresas, por eso se destina esta labor a redactores especializados en contenidos en Internet.

Como toda estrategia de marketing, el desarrollo de un blog corporativo que persiga una viralidad para convertirla en valor informativo que genere ventas, requiere de un proceso. El primer paso es la investigación del mercado y, posteriormente, su aplicación práctica en la vida real.

Tras ello, no es demasiado complicado identificar las necesidades de los clientes. Si aplicamos viralidad a la información útil que están buscando, probablemente generemos el suficiente interés como para obtener visitas y extender nuestro contenido entre más usuarios. Habremos creado un blog viral que nos sirve comercialmente.