¿Por qué no se habla tanto de cómo serán los próximos móviles?

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 24 julio, 2018Noticias

marketing en teléfonos móviles

Nos acercamos inexorablemente a las nuevas presentaciones de los smarpthones Premium por parte de las grandes marcas del sector, Samsung y Apple. Sin embargo, a diferencia de lo que sucedía durante 2017, este año los rumores y las expectativas son mucho menores, hasta el punto de que no se habla casi de ello (en términos comparativos). ¿Por qué se desaprovecha esta estrategia de marketing?

Las ventas serán menores en el próximo terminal

La llegada del iPhone X fue un momento culminante para Apple. Suponía no solo el décimo aniversario de una gama de teléfonos móviles, sino también una década liderando un sector tan competitivo como este.

Por otro lado, se lanzaba un terminal que debía homenajear todo lo que el iPhone original era capaz de ofrecer, solo que adaptando el diseño y la tecnología del desarrollo a los estándares actuales.

Con apenas un poco de renovación y riesgo, el iPhone X ha conseguido ser de los móviles más vendidos de la marca. Este carácter de legendario antes de salir y el hecho de que muchos usuarios se esperaron específicamente para este lanzamiento, permitió que las cuentas de Apple, un año más, se volvieran a incrementar.

Samsung, por su parte, ganó en calidad. Un teléfono móvil como el S9, más económico que la propuesta de Apple y con innovaciones tecnológicas más precisas y efectivas, consagró al modelo a liderar el sector en términos de ventas.

La gran mayoría de estos usuarios no van a volver a comprar un móvil de estos nuevos lanzamientos. La inversión de cerca de 1.000 euros que supone un smartphone Premium desaconseja el lanzamiento de modelos de forma tan seguida, por lo que cumpliendo la regla, es previsible que las ventas sean más bien escasas en comparación a las expectativas de modelos anteriores.

Smartphones de transición

Por si fuera poco, estamos en un año de smartphones de transición. Este concepto es acuñado en múltiples sectores, aunque casi todos tecnológicos, dado que identifica productos y servicios que sirven de transición entre 2 generaciones. Por tanto, no serán revolucionarios con respecto a los modelos anteriores y presentarán innovaciones, que de todas formas estarán limitadas debido a que el siguiente año sí debería presentarse un modelo disruptivo.

Este tipo de terminales tiene su público. Las ventas con estos modelos son sorprendentemente altas, pero no requieren de tanta publicidad. Con saber que son mejores que el modelo anterior, que por determinadas razones no se adquirió, es suficiente como para decantarse por a compra final del producto.