El marketing local que Disney aplica de forma internacional

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 23 julio, 2017Noticias

Walt Disney

Walt Disney se ha convertido en una empresa de entretenimiento global, que abarca desde parques temáticos hasta películas de Star Wars. La nueva estrategia agresiva de la empresa internacional es más agresiva que nunca, lo que le permite llegar a más personas en el mundo. Pero también le plantea retos.

El más básico es el satisfacer los gustos de todos, algo que obviamente no se puede conseguir con el producto sin cambiar. Y, aunque no lo parezca y no lo digan públicamente siempre, lo cierto es que es algo en lo que ya están trabajando de forma activa.

Los profesionales de Disney en este tipo de estrategias comerciales reconocen que llegan incluso a modificar las presentaciones de películas. Uno de los ejemplos más conocido es el de Zootrópolis, en el que los personajes que aparecen presentando los informativos de una televisión, se modifican en función del sector regional al que vaya dirigido el film, variando de esta forma hacia animales propios de la zona geográfica en la que la película se emite.

La doble estrategia del marketing local

El planteamiento de Disney es perfecto en cuanto a estrategia local. Al adaptar el producto a los gustos locales, es posible presentarlo a cualquier tipo de público. Disney lo hace en muchas cosas, desde la comida de los parques temáticos hasta cualquier historia que narre en uno de sus productos que, posteriormente, venderá millones de dólares en un merchandising que debe gustar a niños de todo el mundo (y también adultos).

Ahora bien, estas estrategias requieren de una gran inversión, sobre todo en investigación de mercado. En estos casos, dicha investigación se vuelca sobre la cultura local (tradición histórica, gastronomía, danza, lenguaje).

Al identificar los gustos locales, es posible realizar dos tipos de estrategias en base al marketing local, la exportación de una tradición concreta o la adaptación de un producto al potencial local.

La exportación consiste en coger una tradición histórica y presentarla al resto del mundo, en muchos destinos completamente desconocido. El valor añadido se basa en cómo hacer atractivo un producto que, hasta el momento, ha permanecido limitado en una región geográfica concreta.

Por otro lado, la adaptación de un producto foráneo es casi la acción contraria, adaptar una tradición, un folclore, un gusto local, a las apetencias en otras regiones del mundo, algo que se puede conseguir de forma internacional o bien para culturas concretas.

Walt Disney consigue ambos objetivos en muchas de sus estrategias. El éxito se demuestra en los más de 56.000 millones de dólares en ingresos anuales. Éxito tanto en cualquier región como en el mundo entero.