El efecto del comercio electrónico sobre las rebajas

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 18 enero, 2018Noticias

Rebajas y comercio electrónico

Las rebajas del mes de enero son en España un fenómeno popular, casi histórico, con imágenes de gente agolpada a las puertas de comercios y grandes almacenes, para poder adquirir los productos que buscan (o que puedan encontrar) a un precio rebajado de su valor corriente.

Sin embargo este año, como se ha visto en tendencia decreciente durante los años anteriores, la masificación frente a las tiendas ha descendido o bien ha desaparecido por completo. Es cierto que el consumo se mantiene en buenos niveles, pero sin la urgencia o la intensidad de antes.

La principal razón de esta diferencia de la práctica social es la existencia de portales y tiendas de comercio electrónico.

Por qué el comercio electrónico gana a las rebajas

Una de las consecuencias del comercio electrónico es el adelanto de las rebajas. Teóricamente se mantiene casi siempre el mismo día, pero las tiendas online pueden comenzar su actividad de esta campaña oficialmente a las 00:00 horas y sin que los usuarios tengan por qué salir de casa.

De hecho, la expectación sobre estas fechas es tan alta, que para evitar caídas de servidores, así como también una mayor actividad comercial en estos entornos digitales, cada vez es más frecuente adelantarlos en el tiempo respecto a las rebajas en las tiendas presenciales.

Medidas promocionales online ante las rebajas

Además del adelanto del día de las rebajas o su puesta en marcha desde que comienza oficialmente el primer día, las empresas aprovechan otras estrategias con las que incrementar las ventas.

En primer lugar la ya consabida celebración de fiestas específicas de consumo alejadas de las rebajas, como Black Friday, donde igualmente se aplican descuentos indiscriminados sobre multitud de productos.

También se está motivando la equiparación de precios entre tienda física y tienda online, sobren todo en promociones y ofertas específicas, con el fin de que el consumidor no encuentre diferencias. De forma complementaria, también se aplican ofertas exclusivas online y las que solo pueden encontrarse con stock disponibles desde la tienda física.

El objetivo al final es no tener que hacer competir la tienda online con la tienda física. En lugar de ello es posible buscar una complementariedad para alcanzar un estatus ideal, en el que el consumidor compra online y se interesa por la tienda física, ampliando con ello el volumen de ventas u los ingresos de la empresa.