Cómo una huelga puede afectar a la imagen de tu empresa

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 13 agosto, 2018Noticias

Consecuencias de una huelga

Cuando se produce una huelga de trabajadores, la empresa que la sufre solo transmite una imagen, que está haciendo mal las cosas. No importa si los empleados tienen o no la razón, los medios de comunicación van a fomentar esa imagen negativa de la compañía y, probablemente, argumentarán la razón que ha motivado este parón laboral.

Como es lógico, cualquier huelga tiene consecuencias económicas sobre una empresa. Lo que también hay que tener en cuenta y no siempre recibe la atención que debería es el hecho de que la imagen promocional de la compañía también se ve afectada.

Consecuencias económicas y publicitarias de una huelga

A nivel económico es fácil identificar las consecuencias que una huelga puede tener una empresa:

  • Caída del valor de las acciones.
  • Disminución de las ventas de clientes.
  • Aumento de devoluciones.
  • Demandas por indemnizaciones.

Todas estas consecuencias son inmediatas y a corto plazo. Si la situación se resolviera y no existiese ningún otro factor, los valores económicos de la empresa deberían recuperarse hasta el mismo nivel.

Sin embargo, es a nivel promocional donde los efectos pueden ser a un plazo mucho mayor y no siempre se identifican a la primera. De forma general podemos encontrarnos con las siguientes consecuencias:

  • Pérdida de la credibilidad de la empresa.
  • Desconfianza de los clientes en el proceso de compra.
  • Imagen negativa vinculada a sus servicios.

Estos efectos son los más reconocibles en los primeros meses tras la huelga. Sin embargo, tienen sus propios procesos evolutivos. Algunos de los más conocidos son los siguientes:

La pérdida de credibilidad tendrá como consecuencia una pérdida directa de clientes, para quienes las promociones publicitarias de la empresa no tendrán el efecto esperado, porque no confiarán en la calidad del producto o del servicio.

La desconfianza de los clientes durante el proceso de compra los pondrá en un estado de alerta, por lo que serán más críticos ante cualquier eventualidad.

Por último, la imagen negativa se propagará hacia otros clientes potenciales y también hacia socios empresariales, que no querrán tener relación con una marca que proyecte esta sensación.

Objetivo promocional tras la huelga

Una vez a huelga se dé por finalizada, la empresa debe tener dos estrategias en paralelo con las que afrontar su promoción publicitaria.

En primer lugar, debe transmitir una imagen renovada, que confirme que la situación negativa anterior ha terminado. Esto puede conseguirse con la colaboración de los propios empleados en las campañas promocionales.

En segundo lugar, debe recuperar la credibilidad ante los clientes. Es un buen momento para mejorar la calidad del servicio o añadir funciones adicionales, con las que aumentar su atractivo a los clientes.