Asociar el producto a los hábitos de consumo: El caso del streaming

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 26 febrero, 2018Noticias

streaming y marketing

Estamos viendo en el sector digital muchos casos de cómo los productos y servicios tecnológicos ofrecidos, finalmente adquieren un uso diferente del que los responsables originales pensaban que se le podría dar.

Esta misma situación afecta a los productos tradicionales, cuando son los hábitos de consumo los que varían. Uno de los ejemplos más  claros en este sentido es la aparición del streaming audiovisual, mercado que se espera que tenga un crecimiento constante durante los próximos años.

Evolución del consumo televisivo

El consumo de televisión ha evolucionado considerablemente. De hecho, se denomina de esta forma pese a que la televisión no es el único dispositivo en el que se disfruta de contenidos audiovisuales.

El uso de teléfonos móviles, tablets y ordenadores portátiles ha modificado la forma de ver vídeo digital y esto afecta directamente a la manera de ver contenidos tradicionales.

Respecto al zapping de los años 90 o el cambio manual de canal de los 80, en la actualidad estamos ante un visionado constante y/o aleatorio de contenido audiovisual, que no se podría disfrutar sin un acceso inmediato cuando se desee y desde cualquier dispositivo.

La usabilidad del streaming como reclamo de marketing

Uno de los factores que hemos visto más cambiante en este sentido, adaptándose a las necesidades de los usuarios es la propia usabilidad de las plataformas. En muchas de las más actuales, el visionado de una serie o de películas se hace continuado.

Esto ha cambiado todo el sector, incluso a nivel promocional. Intentar publicitar el inicio de una serie con su capítulo primero, no es suficiente. El usuario quiere ver la temporada completa y es esta licencia, ofrecida desde el primer momento en conjunto lo que llamará la atención con mayor éxito.

De la misma forma, no sirve realizar la promoción de una película a todos los usuarios por igual. El usuario quiere que la publicidad se diversifique en función del espectador que está disfrutando del contenido, de manera que solo los productos relacionados con su interés audiovisual son bien aceptados como promoción.

La especialización de los contenidos

Esto ha provocado un nuevo cambio. Las plataformas de streaming actuales están dirigiéndose a una emisión de contenido cada vez más especializado, dirigiendo así su contenido a un público concreto.

De esta manera, las licencias de series y películas suelen dividirse entre las plataformas actuales y la diversificación es cada vez mayor. El sistema promocional de cuádruple play comienza a quedarse anticuado en su vertiente audiovisual, dado que el usuario puede estar interesado en pequeños paquetes de contenido afín a sus gustos. Prefiere por ello costear un servicio de 10€/mes con menos contenido, pero más interesante para su perfil, que 50€/mes con un gran abanico de opciones.

Relacionado con la promoción del servicio, la cantidad de contenido deja de tener tanto valor y es, no solo la calidad, sino sobre todo la temática del mismo lo que motivará finalmente la suscripción del usuario.