Air-France con Joon: Renovarse o morir

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 30 noviembre, 2017Noticias

Air-France presenta Joon

La aerolínea de origen francés, Air-France, tiene más de 80 años de experiencia en el sector aeroportuario, desde su fundación en el año 1933. Como todos sabemos, desde entonces hasta la actualidad, el sector ha cambiado muchísimo, sobre todo con la llegada de compañías low cost, que han motivado una afluencia masiva de viajeros y una reducción drástica de precios, pero también de servicios.

Air-France, hasta el momento, no se había sumado a la línea low-cost, pero ahora ha querido mostrar una renovación de su imagen de alto standing, precios caros y demasiada formalidad en los vuelos, con la marca Joon.

No obstante, la aerolínea tiene un problema de imagen. Joon es una aerolínea dirigida específicamente a jóvenes millenials e incluso, tal y como se ha dado a conocer, con cierto aire hipster. Sin embargo no es una aerolínea “low-cost”.

Aunque sus precios son algo inferiores, en realidad desde Air-France quieren transmitir que lo que están haciendo es adaptarse a una nueva generación de pasajeros, jóvenes que tienen otros destinos entre sus intereses, que se preocupan más por otros servicios y que, además, tienen un presupuesto diferente a los viajeros de clase preferente.

¿Es Joon una aerolínea low-cost?

Desde Air-France promocionan Joon como una aerolínea con espíritu joven. Pero se alejan del low-cost argumentando que entre sus servicios se incluye la posibilidad de disfrutar de un refresco completamente gratis y poder subir sin inconvenientes un equipaje de mano, dos de los servicios más reducidos en las compañías de bajo coste y que han sido objeto de muchas polémicas relacionadas.

Para motivar esta imagen de juventud, también se ha apoyado la aerolínea francesa en cuestiones aparentemente visuales, pero que en conjunto le dan una imagen rejuvenecida. Por ejemplo, sus tripulantes han dicho adiós a la corbata y al formalismo en el vestir. Unos jóvenes profesionales con vaqueros y calzando zapatillas deportivas se encargan de revisar el billete o ayudar a los pasajeros a acomodarse.

Los colores corporativos han pasado a una tendencia y de blanco azul eléctrico, tonalidades cromáticas claramente juveniles, dinámicas y que motivan al entusiasmo, conceptos estos que están algo alejados del rojo elegante y el azul marino que siempre acompañan a Air-France.

Por último, Joon se estrenará en Barcelona, haciendo caso omiso del convulso entorno político-social existente y mucho más de la fuga de empresas de la provincia. Desde la compañía quieren hacer gala de apostar por una ciudad que destaca por ser vanguardista, como siempre se ha presentado Barcelona.

Durante los próximos 12 meses, Joon podrá demostrar que esta imagen de compañía aérea juvenil no es en realidad una low-cost para los más jóvenes. De momento, Air-France ha conseguido en los primeros seis meses de 2017 una facturación de 151 millones de euros.