Tarifa plana de publicidad en Twitter

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…
By 2 Agosto, 2017Noticias

Tarifa plana de Twitter

Twitter ha presentado recientemente su balance económico a los inversores. Una vez más las cifras son malas, demasiado malas en realidad. Pérdida de beneficios, de usuarios, de publicidad… La red social ya no tiene que buscar inversores, sino asegurar su supervivencia en base a la rentabilidad del uso de su plataforma.

De momento ha dado un primer paso, que ya es algo positivo y, además, lo ha hecho de forma inmediata. Se trata de una nueva forma de obtener rentabilidad por perfiles patrocinados, que si bien todavía debe demostrar su verdadera eficacia, al menos deja claro a los inversores que desde Twitter están desarrollando todas las estrategias posibles.

Los perfiles prioritarios automáticos

Se trata de poder contratar un sistema publicitario, por el que se priorizan las publicaciones de un perfil. Uno de los elementos más interesantes es el hecho de que se trata de un pago por tarifa plana.

No importa, por tanto, los resultados obtenidos, tampoco el nivel de prioridad que se establece o las veces que aparece por encima de la competencia, siempre se paga el mismo precio. De momento se ha establecido en 99 dólares al mes, dado que es un sistema publicitario implantado primero en Estados Unidos.

Lo que no está tan claro es la gestión de esta “campaña”. Todo queda en manos de Twitter. Por un lado esto permite evitar tener que gastar recursos humanos y tecnológicos en la gestión, como otros sistemas de publicidad sí que exigen.

Sin embargo, el término “automático” es el que acapara toda la atención. El perfil, en teoría, recibe una segmentación basada en el interés que despierte respecto a los usuarios existentes y, en base a ello aplica un algoritmo de publicaciones, con más frecuencia para perfiles potenciales que pueden convertirse en seguidores o en clientes.

Esta nula gestión por parte de la empresa anunciante no es tal, dado que el servicio curiosamente no se ofrece a empresas, sino a perfiles individuales, donde quizás las celebridades tienen mayor potencial de ganancias.

Sin embargo, no se puede ignorar el hecho de que detrás de estas personas o profesionales hay empresas, por lo que el interés por una máxima rentabilidad sigue existiendo. En principio la falta de control podría echar hacia atrás una idea que es bastante nueva e innovadora.

Twitter tiene así varios objetivos además de rentabilizar esta opción de marketing. Por un lado debe ofrecer resultados favorables incluso sin gestión de los clientes. Por otro lado, además, debe evitar que la competencia acoja esta modalidad mejorando el servicio, como sí ha realizado con otras funcionalidades de la red social.